Archivos Mensuales: marzo 2012

RESEÑA TV| La temporada de las series de época británicas

El reparto al completo de la Segunda Temporada del nuevo Arriba y abajo

 

En un año en que se cumple el 200 aniversario del nacimiento del célebre escritor Charles Dickens, los 100 del hundimiento del Titanic y con el megaéxito Downton Abbey resonando en las inquietas cabecitas de los ejecutivos de televisión británicos, las series de corsé y miriñaque inundan las parrillas de programación inglesas. Los dramas de época, las adaptaciones literarias decimonónicas, están de moda y se adueñan por derecho propio de las grandes audiencias. Si la ficción de Julian Fellowes despedía el 2011 con más de 12 millones de seguidores, Call the Midwife se convertía, a principios de 2012, en la nueva serie dramática más exitosa de la BBC One en 10 años. Basado en el primero de los libros autobiográficos que escribió Jennifer Worth, sobre su labor como partera en la zona más pobre del East End de Londres durante los años 50, Call the Midwife ha conseguido en su primera temporada superar las cifras que Downton Abbey logró en 2010.

 

Call the Midwife se convertía, a principios de 2012, en la nueva serie dramática más exitosa de la BBC One en 10 años.”

 

Los ingredientes son del todo infalibles: bebes, monjitas, mujeres extraordinarias, tiempos duros… ternura y crudeza relatadas por la experta pluma de Heidi Thomas (Cranford, Arriba y abajo) y un espléndido reparto que alterna los nuevos rostros con la solvencia de intérpretes veteranas como Judy Parfitt o la exquisita Vanessa Redgrave, que aquí actúa como narradora de excepción. Quizá su éxito en estos momentos se deba a cierto escapismo por parte del público de hoy. Asistir al retrato de épocas peores en la historia, a la que nos ha tocado vivir, resulta más reconfortante que mirarse en un espejo contemporáneo. Y la explicación no debe andar desencaminada, porque la propia Thomas ha vuelto a dar en la diana con la segunda temporada, que se ha estrenado estos días, de la nueva generación de Arriba y abajo, ambientada, nada menos, que en los albores de la Segunda Guerra Mundial.

(más…)

Mundos animados| ‘Un Médico Rural’

Tarde en la noche, un médico debe atender una llamada de auxilio de un paciente que se encuentra a kilómetros de distancia.  Con un clima inclemente que hace de cualquier expedición un imposible, el médico se ve obligado a pedir ayuda a un caballerizo, el cual le hace préstamo de sus dos extraños percherones, tomándose él, como moneda de cambio, a Rosa, la criada del médico. Una vez en casa del enfermo, la irrealidad se acentúa, y la familia de éste presiona al doctor para que cure a su hijo a cualquier precio.

 

Impactante resulta siempre el visionado de cualquier trabajo del maestro de animación japonés Koji Yamamura.  Con un fuerte componente surrealista que bordea siempre lo onírico, y con una capacidad creativa y expresiva que parece no tener fin, no resulta extraño que el genio japónes decidiese adaptar uno de los textos kafkianos más alucinatorios. Así, en Un médico rural, Kafka parte de un suceso cotidiano para plantearnos una vez más sus inquietudes en torno a relación dicotómica que se genera entre la necesidad del cumplimiento del deber institucionalizado, de obedecer a la ley, y la necesidad de obedecer al instinto, lo que uno cree correcto en su propia brújula moral.

 

Esta tensión se refuerza en un escenario que parece escapar de todo sentido, de toda lógica, y que imbuye al protagonista, en su dilema, en una especie de pesadilla sobre la que éste no parece tener el más mínimo control, donde todo ocurre de forma casi incomprensible, casi pareciendo arrastrar, bien lejos, en sus continuas contradicciones, toda capacidad de elección del médico sobre sus actos. Pero se trata tan sólo de una nube de humo, una maraña enrevesada que sirve al personaje princial para excusar sus decisiones, para autoengañarse y mitigar así de algún modo su sentimiento de culpa frente a las elecciones tomadas.

(más…)

CRÍTICA| ‘La mujer de negro’ (2012) Vs. ‘The Woman in Black’ (1989)

Ser amante del terror requiere, por tu parte, una ardua paciencia y capacidad para transigir los múltiples deslices a los que nos tiene acostumbrados el género últimamente. Entre otras cosas, porque en la actualidad ha derivado en films que confunden la violencia exacerbada y el peor gore de consumo fácil -Saw y demás derivados- con la facultad para crear verdaderas pesadillas en el imaginario colectivo. Esas que te permiten poder entrar y salir indemne de la ‘zona oscura’, pero permitiendo a nuestro cuerpo disfrutar de una buena producción de adrenalina. La mujer de negro, que primero fue novela, después una exitosa obra teatral y al poco tiempo un telefilm, llega ahora finalmente a la gran pantalla. Estamos ante un material que apela a ese tipo de horror clásico, fundamentado en nuestras conflictivas relaciones con el más allá o viceversa.

 

No en balde este nuevo acercamiento a la novela homónima de Susan Hill es responsabilidad de la Hammer Productions, firma histórica que llevó a término los famosos títulos de Drácula protagonizados por Christopher Lee y Peter Cushing entre las décadas de los 50 y 70, y que desde hace unos pocos años ha vuelto a la actividad en un intento no velado por rescatar el terror gótico del olvido. Aunque en estas últimas aproximaciones (Let Me In, La mujer de negro) uno no puede evitar echar en falta el irresistible encanto de la serie B, que tan bien se adapta a este género. Con todo, el resultado es más que digno y uno puede volver a disfrutar de las casas lúgubres, las brumas misteriosas y los espectros malévolos. Subirse, como en la infancia, al tren de la bruja a la espera de los inevitables sustos.

(más…)

CRÍTICA| Young Adult

Entre el enorme aluvión de estrenos, que caracterizan la temporada de premios cinematográficos, casi pasamos por alto un pequeña joya de la cartelera. Me refiero al último film del director Jason Reitman (Juno y Up in the Air) en colaboración con la oscarizada guionista Diablo Cody, Young Adult. Una prueba fehaciente del increíble olfato que tiene la actriz Charlize Theron para los grandes papeles femeninos; sobre todo para aquellos personajes que desmitifican su propia imagen de icono de la belleza. Y no es que la engreída Mavis Gary la haya obligado a transmutarse de nuevo físicamente, como lo hiciera para su espeluznante encarnación en Monster. Aquí el afeamiento es interior; menos vistoso quizá, pero igual de meritorio.

 

Young Adult es una deliciosa sátira sobre un ser de arrogancia superlativa, víctima, en realidad, de un sistema que convierte en mitos a determinados individuos por motivos del todo superficiales -su aspecto físico, su éxito con el sexo opuesto o aparecer en los medios-. Un pertinente aviso sobre los peligros de hinchar en exceso el ego de cualquier mentecato/a de frágil voluntad.

(más…)

CRÍTICA| ‘Polisse’ y ‘Declaración de guerra’

No muy bien recibida en la Selección Oficial del último Festival de Cannes, lo cierto es que Polisse, tercer largometraje de la actriz y directora Maïwenn, a pesar de sus defectos no puede negar su vocación y honorables influencias: las grandes series policíacas de la televisión -un concepto que podría abarcar desde Canción triste de Hill Street a la mítica The Wire-, en este caso ambientada en el departamento que persigue el abuso y maltrato de menores. Un tema espinoso aunque repleto de buenas intenciones y que, en manos inexpertas, no está exento de cierto tratamiento sensacionalista.

 

Sin embargo, como sucede con cualquier relato en serie -del que Polisse asemeja ser hijo legítimo-, te atrapa en su mosaico de personajes y tensas situaciones. Una descripción de caracteres que nos estimula a adentrarnos mucho más en los pequeños triunfos y miserias cotidianas de este peculiar grupo de profesionales de la ley.

 

Que a nadie le extrañe que alguna cadena de televisión decida poner en marcha esta ficción y la ofrezca por entregas. Los ingredientes básicos ya están todos ahí: trifulcas y romances entre los integrantes de la Unidad Infantil del Departamento de Policía de París, sus discutibles métodos y dilemas morales, los escabrosos villanos, un poco humor ‘made in comisaria’ y, en el centro de todo, el conmovedor papel que juegan los niños como eje dramático de las historias. Todo observado por el ojo atento de una fotógrafa, que interpreta la propia directora Maïwenn, y que se debate, igual que el film, entre la objetividad y el sensacionalismo, entre la implicación personal o la mirada distante.

(más…)