La preocupante caída de WhatsApp

Si se hiciera una encuesta a la población, más del 70% admitiría que serían incapaces de vivir sin el móvil. Durante miles de años el ser humano no ha necesitado de este dispositivo, y sin embargo a día de hoy es indispensable para todo el mundo, ya que es como un pequeño ordenador.

Se usa para todo

El móvil ya es un dispositivo que se usa para todo. ¿Qué alguien quiere ver un episodio de su serie favorita? Pues se conecta a la aplicación de Netflix o lo busca en la red con su móvil y lo ve a través del pequeño aparato. ¿Qué le apetece echar unas partidas? Basta con descargarse la aplicación y empezar a jugar. ¡Si hasta hay dispositivos que se pueden conectar a las gafas VR!

Aunque el mayor uso del teléfono móvil sigue siendo el WhatsApp. De hecho, durante los días de la semana pasada en los que el servicio estuvo caído, se demostró la gran dependencia de las personas a esta aplicación de mensajería. Su obsesión era tal que no paraban de eliminar y descargar la aplicación para ver si volvía a funcionar. No, no hubo suicidios, pero algunas personas se sentían muertas al no recibir el sonidito de haber recibido un nuevo mensaje.

Existe, además, la costumbre de tener el móvil más caro del mundo. Pocos son los compradores que a la hora de ir a comprar un nuevo teléfono móvil buscan uno barato. No, lo que buscan es un móvil caro, que tenga un montón de aplicaciones. No importa lo caro que pueda ser posteriormente el servicio de reparación, ellos quieren tener el mejor móvil. Porque tener el mejor les permite hacer de todo, aunque otros modelos más sencillos también, pero tiene que ser un móvil de última generación.

No son pocos los problemas que han surgido por culpa de los teléfonos móviles. Y, sin embargo, la gente cada vez está más y más enganchada a ese pequeño aparato que llevan en el bolsillo.